La historia de Lucio

El origen de esta variedad tuvo lugar en el siglo VII dc, en algún lugar del Poniente de Granada (posiblemente en Íllora) mediante la plantación de olivos procedentes de la actual Túnez.

 

En este audiovisual puedes conocer su historia.

Hispania prerromana

     1000 años A.C., los navegantes fenicios ya han fundado la ciudad de Gadir, actualmente conocida como Cádiz, en el sur peninsular. Entre sus mercaderías traen consigo una pequeña planta, que con el paso de los siglos dará más riquezas a este territorio que todas las minas tartésicas de oro y plata. Esta pequeña planta es el olivo, la población indígena ya conoce una variedad silvestre de esta planta, el acebuche, pero esta otra sin duda es más productiva, y los propios fenicios se muestra dispuestos a enseñarles su cultivo y los múltiples usos y aplicaciones de su fruto.

      Habrían de pasar todavía casi mil años más, hasta la total romanización de la península, para que el cultivo del olivo se implantara de forma extensiva e intensiva, fundamentalmente en lo que era conocido como la Bética.
 

Al-Ándalus

     Año 641 D.C., una profunda sequía lleva ocho años asolando la península ibérica, se han secado fuentes, manantiales y ríos, no pueden germinar las semillas y el hambre y las enfermedades se han apoderado de la población. Los plantíos de olivos, incapaces de aguantar la prolongada falta de agua, han perecido. Al-Tignari, agrónomo granadino del siglo XI, nos relata este hecho en su tratado agrícola Kitab Zuhrat Al-bustan;  “Esta situación de pertinaz sequía se prolongó durante ocho años, y el olivar de Al-Andalus se repobló por olivos traídos en barco desde Ifriqiyya (actual Túnez), de ellos proceden todos los olivos de Al-Andalus, donde quiera que estén”.

    La nueva variedad de olivo traída desde Túnez es vigorosa, capaz de aguantar condiciones climáticas extremas, y resistente a las plagas y enfermedades. La variedad Lucio ha llegado dispuesta a hundir sus raíces en suelo Ibérico durante muchos años.

Reino de Granada

     12 de noviembre de 1430; una partida de nobles castellanos, capitaneada por el Adelantado de Andalucía D. Diego de Ribera, penetra en el interior del Reino Musulmán de Granada, arrasando y quemando campos y cultivos, la pequeña villa de Alomartes es una de las desafortunadas, sin embargo, el joven plantío de olivos Lucios bajo el abrigo y protección de la imponente fortaleza de Illora se ha salvado.

    El fin del dominio árabe sobre su último bastión en la península está cerca, el 8 junio de 1486, los Reyes Católicos, con el capitán D. Gonzalo Fernández de Córdoba al frente de sus ejércitos, pone sitio a la fortaleza de Illora, tras una breve demostración de fuerza por el empleo de la poderosa artillería cristiana, la villa de Illora se entrega al invasor, junto con su magnifico y extenso olivar Lucio. Comienza una nueva etapa en la vida del olivo Lucio de manos de su nuevo cultivador cristiano, y Gonzalo Fernández de Córdoba como primer alcalde cristiano de la villa de Illora.

    Catalina Pérez Príncipe, de estado doncella, posee una parcela con 54 olivos y dos plantones. María Giménez Navalosa, viuda, posee dos parcelas de olivar con 17 y 27 olivos respectivamente, … y así sucesivamente hasta un total de 25237 olivos, de los cuales, 18857 pertenecen a vecinos seculares, y 6379 a eclesiásticos (curas, conventos, capellanías, etc.). Estamos en 1750 y estos son los datos reflejados, respecto del municipio de Illora, en la monumental obra del Catastro del Marqués de la Ensenada. 
 

Siglos XVIII y XIX

     1795, D. Manuel Godoy y Álvarez de Farias, “Príncipe de la Paz”, valido del Rey Carlos IV, recibe en pago a sus servicios la Dehesa Baja de Illora, una magnífica finca de 2214 fanegas de tierra, la finca es de caza pero decide reconvertirla en explotación agrícola, para lo cual, rotura y planta 30 mil olivos Lucio, y construye su propio molino de aceite: “El Molino del Rey”. Con este, son ya 9 los que existen en el municipio. Otros aristócratas seguirán su ejemplo: El Conde del Arco planta 3 mil olivos en su finca de Casas Blancas, otros tantos el Conde de Sástago en Tocón, el Conde de Ávila y Ponce de León en Brácana y el Marqués del Salar en Alomartes, junto con otros muchos vecinos de condición más humilde, todos ellos nuevos propietarios tras la Desamortización de Mendizábal de 1836.

    La comarca de Los Montes Occidentales de Granada se convierte en la primera productora de aceite de la provincia, y su municipio de Illora, con las pedanías de Alomartes, Tocón, Brácana y Escoznar, en el cuartel general del olivo lucio, con un total de 155 mil olivos en 1895. Esta fiebre plantadora llega incluso hasta las colinas del recinto monumental de la Alhambra y Generalife. 
 

Siglo XX

    1928, un coche de caballos ocupado por cuatro alegres jóvenes asciende por la carretera de entrada al pueblo de Illora, viene del cercano pueblo de Valderrubio en plena vega de Granada, de los cuatro jóvenes, uno destaca sobre los demás, pues no deja de bromear y recitar, su nombre; Federico García Lorca. Tienen dispuesto pasar el día junto a sus amigos de Illora, y de paso, visitar a Aurora Egea, una bella joven que reside en Alomartes y de la que Federico anda algo enamorado.

    El espeso olivar por el que transita no deja indiferente a Federico, sus inmensos y retorcidos troncos anidan en su imaginación y brotan en su poesía. El olivar Lucio de Illora es el referente más cercano para la inspiración de la figura del olivo en su obra poética. Quiso el fatal destino que también lo acompañara en la trágica hora de su muerte.

En la actualidad

     Año 2000, nos encontramos en plena era del desarrollo tecnológico en la que imperan la productividad y la rentabilidad inmediata, olivos con troncos de más de 3 metros en marcos de plantación de 12 metros, convierte, desde el punto de vista económico, en inviables a las antigüas plantaciones de Lucio. Más de mil años como testigos de nuestra historia, no son suficiente aval para garantizar sus vidas.

¡¡¡ AYUDALES !!!

 

¡¡¡ AÚN ESTAMOS A TIEMPO ¡!!
 

Granja Escuela Parapanda, S.A.

Camino de Tocón s/n

18230. Alomartes (GRANADA)

Tel: 958 340177

www.granjaescuelaparapanda.com

Almazara Casería de la Virgen SL

Camino de Tocón s/n

Alomartes 18350 Granada

Tel: 958 340 325

www.caseria.org